Archivo de la categoría: Me quiero

Se dice Coño

Ahora voy, me pongo intensita y te intento explicar que yo tenía una asignatura pendiente y se resumía en superar prejuicios y desaprender muchas tonterías que quedaron grabadas en mi cabeza cuando era pequeña y de las que ni siquiera era consciente. También te podría decir que escuece reestablecer el status quo de todo aquello que te han enseñado pero status quo suena pedante y coñazo al mismo tiempo. Me aburro. Es todo tan evidente y trillado que da cosica tripitirlo así que sólo me queda por decir que nos programaron para ser lo que querían que fuéramos y no nos dimos cuenta de que sólo teníamos que ser nosotr@s mism@s. Ya paro

Todo empezó un domingo por la tarde. Poseída por la ansiedad tuve que hacerme un bocadillo de Nocilla. Mientras me comía hasta la última miga y los remordimientos me comían a mi, recordé esas fiestas de cumpleaños en casa, cuando celebrar era sinónimo de barra libre de gusanitos y pan Bimbo con Nocilla. Abuelos, tíos, primos y vecinos. Infancia de Mercromina, y de ir a misa los domingos con granos pajeros. Más recuerdos, imágenes, niebla. Sensaciones extrañas que no fui capaz de descifrar. Entonces pensé que me gustaría inventar una palabra mágica que nos ayudara a conectar con los fantasmas infantiles, los secretos y las verdades escondidas. Y que al pronunciarla, consiguiéramos borrarlos o desenterrarlos para siempre, según proceda.

Pero busqué y busqué y la palabra mágica no surgió. Ni surgirá. En el fondo estaba segura de que jamás nunca nadie podría inventarla. Coño! Entonces lo supe ¿Para qué inventar una palabra si ya existe otra que puede ayudarnos? Y así nació la camiseta COÑO. No cura los traumas infantiles pero da igual, porque decir coño es fascinante. Porque me lo prohibieron, porque me da la gana, porque me lo debía y porque sí.

Porque COÑO es una palabra preciosa.

Ana Rejilla Cono Blog
Por si no te ha quedado claro
Ana Rejillaillablog
¿Me ves o no?
Escalerasblog
Tomar el sol en el Tribunal Supremo
Ana Alpuente Sentada Conoblog
Me gustan los ponchos y Los Chichos. También me gusta el Camembert frito y que sea luens y domingo al mismo tiempo
Ana Barandillablog
El Parque de París en otoño, un marco incomparable para mi camiseta Coño
Anaandandoblog
¿Vamos a por el aperitivo o hacemos más fotos? Venga, vamos

Señora, escucha, no te cortes. No vale MOÑO, Se dice COÑO. Con o sin mayúsculas, en cursiva, en negrita, entrecomillada o con interletraje menos seis pero siempre sin miedo. Alto y claro porque cuando dices COÑO estás gritando que te importa muy poco lo que piensen de ti. Señoras que dicen COÑO. Señoras que, muchas veces son hombres. Porque ser una señora es cuestión de actitud y no de género.

Decir COÑO es terapéutico: he visto en Google que si lo dices más de 12 veces al día equivale a media hora de cardio, te recuerda que tienes que poner la coma en el vocativo y anula las lipoproteínas de baja densidad. También aumenta la masa muscular del glúteo medio y minimiza las ganas de matar a los que dicen JUERNES y FUERTECITO. Venga.coño

No sé si después de leer este post te atreverás a llevar la camiseta COÑO pero quiero que sepas que nada me gustaría más que verte con ella

Con0 Camiseta Hombre Rosa Oscuro

Camisetas con mensaje

Las camisetas se han convertido en altavoz para reivindicar, insultar, ridiculizar, parodiar, ser solidarios, conmemorar, recordar unos versos, hacer apología de lo que te de la gana o insultar al mundo sin filtro. Las camisetas con mensaje son una pancarta irreverente, un medio de comunicación con carta blanca donde muchos se atreven a lucir en ellas lo que nunca osarían pronunciar. Hoy más que nunca, la ropa casual y el streetwear protagonizados por sudaderas y camisetas, revela el tipo de persona que somos y nuestras actitudes con respecto a cada situación. Mediante las camisetas identificamos nuestro rol, nuestro estatus, estado de ánimo o integración cultural.

Tendencia, moda urbana o fenómeno, las camisetas con frases o palabras comunican de manera rápida, son una proyección de lo que somos o de lo que queremos aparentar ser y su misión es definirnos y posicionarnos ante el mundo como receptor mientras economizamos tiempo y saliva porque la inmediatez sigue siendo la protagonista en esto de la comunicación. Resumo: Tipografía y consumo rápido de información al poder.

No es una crítica, es la realidad y tenemos que adaptarnos a ella. Las camisetas con mensaje han dejado de ser patrimonio de friquis para convertirse en un imprescindible de la comunicación

Camiseta Coño de Brillo Te Chinchas (Temporada)

– Falda de Bershka (Temporada)

– Botas de Zara (Temporada)

– Cazadora vaquera de H&M

– Biker de Stradivarius

– Poncho de Koopera

– Cinturón de Mango

La historia de la camiseta Poderosa

Por fin puedo decir que Brillo te Chinchas ya está en marcha y una de dos: o mis camisetas os han gustado de verdad o vuestra hipocresía no tiene límites, que también puede ser pero no quiero pensar en eso ahora porque tengo que contaros una historia, la historia de la camiseta Poderosa.

Camisetapoderosa

Hace muchos, muchos años, cuando me separé, me fui a vivir a casa de mamá Marga. Era un piso centenario y raro, como ella. Olía a incienso y a madera vieja. En el aire flotaban recuerdos narcotizantes de jazmín blanco y tabaco negro mezclado con pintura al esmalte. Mi abuela lo llenó de colores, vírgenes y absurdas obras de arte anónimas que habían sido rescatadas de rastros y chamarileros y lloraban la belleza de los objetos abandonados en el tiempo.

Un piso enorme en la Latina puede ser considerado como un privilegio en situaciones normales, pero cuando lo heredé, supe que se había producido un milagro y que mamá Marga se equivocó estrepitosamente al decidir morirse en el momento más inoportuno: yo acababa de separarme y necesitaba volver a mis orígenes pero no de aquella manera. La muerte de mi abuela fue maquiavélica y autoplanificada, minuciosamente elegida a la carta por ella y puesta en práctica durante las cinco semanas previas.

El día que le comuniqué que iba a dejar a mi marido, la madre de mi madre, sonrió de forma enigmática:

– Ya era hora. Tienes que olvidarte de ese maldito mamonazo eunuco y pusilánime y borrarlo de tu mente como si nunca hubiera existido.

– Hace tiempo que eso está hecho.

– Nena, debes venir a vivir a esta casa.

– No sé si es muy buena idea, mamá Marga. Debo empezar de cero y aprender a vivir sola.

– Pues vas a tener un problema porque yo siempre estaré contigo aunque creas que estás sola. Ha llegado el momento, baja a la tienda de Rosa y cómprame diecisiete botes de pepinillos agridulces, de los pequeños.

¿Pepinillos agridulces? Maldita vieja loca, no sospeché nada

Me había casado contra mi voluntad, por la iglesia y de blanco. Asistieron al convite quinientos sesenta y seis invitados radiantes y mi abuela Marga, vestida de rojo sangre y con mueca de mal augurio. A los seis meses me separé. Aquel inteligente hombrecillo de facciones napoleónicas y castellanos con bellota se evaporó de mi vida borrando todo rastro de dolor mientras delegaba en su abogado, ese que se estaba tirando, la farragosa tarea del reparto de bienes.

Algunas veces, la vida nos sorprende y aunque los acontecimientos discurren vagando en círculos, atravesando el desierto a la pata coja o sobrevolando kilómetros de lágrimas entre nubes, siempre cruzan la línea de meta en el instante preciso. Y de pronto todo cobra sentido. Las personas que desaparecen de nuestra vida es porque en realidad nunca estuvieron allí.

Diez minutos después de firmar el convenio de separación que me dejaba sin un duro, mamá Marga llamó por teléfono con voz misteriosa:

– Nena, eres poderosa pero no sabes que lo eres. Entérate ya, coño. Y recuérdalo siempre

Después engalanó todos los balcones con mantones de Manila amarillos y rosas, se enfundó ese vestido de gala que sólo se puso una vez, se tumbó en la cama, aspiró con fruición el humo de un Ducados y decidió dejar este mundo en silencio, con una sonrisa traviesa en los labios tal y como su madre le contó que había llegado a él. Se extinguió sola, despacito, sin ruido ni dramas. La encontré al día siguiente velada por las 85 vírgenes que habitaban la casa y ahora rodeaban su cama como en un jardín mariano. Y en diferentes versiones, La Virgen de la Paloma, la Virgen de los Desamparados, la Virgen del Sagrado Corazón, la Virgen de Regla y la del Carmen, habían abandonado pasillos, paredes y estanterías y ahora contemplaban, enigmáticas, el frágil cuerpecito de mi abuela perdido entre la seda roja deĺ vestido que lució en mi boda. El médico dijo que murió de anemia. Tenía 85 años y dos pepinillos agridulces en el estómago.

Esta historia no es real, forma parte de un libro que nunca me publicaron porque Planeta me dijo que tenía muchos personajes. Demasiado caótico, supongo. No sé hacerlo de otro modo. Mamá Marga no era mi abuela, ni tenía una casa en la Latina, ni murió suicidándose con pepinillos agridulces. Pero ella vive en mi mente y es poderosa. Como yo. Como tú. Porque ahora sabes que lo eres. Recuérdalo siempre

Contrapicado 1

La camiseta Poderosa

Poderosa es una superheroína con superpoderes secretos y camiseta amarilla que todavía no sabe que lo es. Poderosa es nuestro homenaje a tod@s las que se atreven a ser ell@s mism@s. Poderosa es combinar amarillo limón y rosa

Boho Chic Minifalda

Poderosa también es llevar una carrera en la pierna derecha y que te de igual:

Contrapicado Camsieta Amarilla 1

Poderosa es vivir como quieras y morir como te de la gana. Es ponerte un gorro de flores de goma en la cabeza

Ana Alpuente Amarillo Rosa

Te lo estoy diciendo y no quieres creerme: es una camiseta mágica. Ayer me la puse y volé. Y bailé. Y por alguna extraña razón sonaba Guantanamera en mi cabeza. Y me gustó.

Camiseta Minifalda

La camiseta Poderosa puedes encontrarla en Brillo Te Chinchas. El cinturón es de Vintalogy, las botas cowboy de Giuseppo y la falsa de Zara Kids de hace millones de años luz.

Camiseta Amarilla Sentada2
Camiseta Amarilla Sentada 1
Makingof

Placeres low cost

Todo el día con los ERTES, con Fernando Simón y con la desescalada en la boca pero nada se habla de los placeres low cost que nos está regalando esta cuarentena y de los que, por lo que veo, pocos de nosotros sabemos disfrutar, coronazones.

El primer placer pandémico es descubrir que ningún otro es comparable al que te proporciona Instagram con el bloqueo, esa función orgásmica de triple acepción:

1- Bloquear a disminuidos sexuales que envían fotopollas


2- Bloquear también a deficientes mentales que te preguntan la edad.


3- Gozar como una perra al comprobar que ciertos enfermos con minusvalía emocional -de esos que ya has bloqueado en todas las redes y necesitan terapia para sanar traumitas de su infancia- siguen stalkeandote y van y creen que no te enteras. La felicidad era esto, señoras y señoros, onanismo virtual extremadamente gratificante a bajo coste y sin cargo de conciencia.

También se te ponen los pezones duros cuando recuerdas que ya no tienes que llamar a la policía a las 3 de la mañana porque el piso turístico de tu vecina la del 1º Izquierda -que no recuerdo su nombre, cachis- sigue y seguirá vacío gracias a la pandemia. Muy placentero y sanador, casi tanto como sentirme asilvestrada y decidir que no me tiño el pelo, otra semana mas.

Pero uno de los placeres low cost más intensos de esta semana se desencadenó justo después de escuchar Intermitente, el nuevo single de El Grajo. Pensé que sería una idea estupenda subir a la terraza y grabar un vídeo intensito con la canción para que pudierais sumergiros en mi complejo universo emocional de ser de luz (sí, ya os lo dije, ahora soy un ser de luz). Pero llovía, me desorienté muy fuerte y no conseguí dejar de hacer el imbécil. Al final no se sabe muy bien si me persigue una avispa asiática o estoy sufriendo un ataque de epilepsia pero el nivel de sudapollismo alcanzado fue bastante satisfactorio. Aquí en el vídeo podéis comprobarlo.

Hacerte la estrafalaria porque te mola parecer especialita incluye hacerte fotos mientras llueve, sí o sí. Porque sí. Y también porque ya te habías maquillado y tienes que aprovechar el contouring. Y porque tu stock de paciencia no te permite esperar a que deje de llover. Y porque sabes que si no las haces ya, luego no te va a apetecer. Y porque te ha pillado el toro y tienes que publicar algo en Instagram. Y porque te da la gana. Además, salen de fondo las bragas de tu vecina y sientes que la vida es maravillosa.

Terraza Madrid Blog
Hago cosas de gente rara como hacerme fotos cuando llueve.
A veces como mandarinas

Pero descubres que la dicha es absoluta cuando te das cuenta de que todavía quedan cervezas frías en la nevera que no son las de marca Día y te abres la tercera sin remordimientos porque piensas que, total, el futuro es incierto y tú estás perturbada, el delirium tremens post cuarentena seguro que está magnificado y además ya no tienes nada que perder porque ni siquiera tienes trabajo. De pronto te sientes plena y brindas por tu mente lúcida, capaz de inventarse 20 argumentos inconsistentes por segundo para justificar el alcoholismo, brindas porque ya te importa una mierda depilarte las ingles o no y brindas también por esa cana púbica que descubriste ayer y que hoy necesitas hacer pública.

Estás muy agradecida al universo de que sea gratis ser como eres, debe de resultar agotador ser limpia y ordenada. Y también muy frustrante porque te impide regocijarte cuando observas cómo las pelusas negras engendradas por los pelos de tus perros negros hacen carreras por tu pasillo blanco. El gustazo de saber que no las vas a aspirar ahora y mañana tampoco porque hace cinco semanas que te convertiste en un ser de luz que ha aprendido a trascender las banalidades del mundo, no tiene parangón.

El tema del ser de luz lo cuento otro día. De momento os puedo adelantar que como tal, he aprendido a volar. Bueno, volar, lo que se dice volar, volar, volar… no vuelo. Mira:

Volar de El Kanka

Siento un placer inmenso por la ropa nueva que no me voy a comprar. El instinto de supervivencia que mi mente enferma ha desarrollado para hacer frente al apocalípsis, me está obligando -junto con mi precaria condición de autónoma freelance- a prescindir de todo lo material que no sea de primera necesidad. Y me gusta, me gusta mucho, tanto que acabo de desarrollar un estrategia para hacer frente a esta crisis con moda low cost. Os la cuento con detalle ahora mismo pero antes tengo que decir que me siento muy feliz al releer todo esto y tener la absoluta certeza de que si lo ve alguna de mis ex clientas -de esas que se llevan a su filipina a la mani chunga del barrio de Salamanca- va a escandalizarse 487 veces y eso me gusta tanto o más que los dos besos repugnantes de compromiso que ya nunca jamás voy a tener que darle.

Moda low cost

El término “low Cost” es tendencia más que nunca. La crisis sanitaria nos ha reducido el presupuesto destinado a ropa, calzado y complementos, obligándonos a ahorrar. Pero mi estrategia de moda a bajo coste va más allá de las rebajas y de la ropa aburrida de aspecto barato. Desde hace tiempo viene percibiéndose un cambio de hábitos de consumo que nos estaban dando pistas pero la pandemia ha sido el detonante: los consumidores han cambiando su forma de consumir ropa, dan mayor importancia al ahorro y a aspectos éticos y sostenibles a la hora de comprar. Adquirir hábitos de consumo más sostenibles, consumir menos, ahorrar recursos naturales y reaprovechar las prendas que teníamos olvidadas es la clave.

1-Tiendas vintage. La ropa vintage no tiene por qué ser ropa usada, puede ser nueva pero tiene que tener varias décadas de vida (la confeccionada en las décadas de los 60, 70 y anteriores es la más buscada pero también se considera vintage la de los 80 y 90) Antes la ropa tenía una calidad muy superior a la de ahora por lo que la mayoría de las veces es sinónimo de ropa de calidad a coste más bajo pero hay que saber buscar. Piezas únicas con valor histórico a un precio reducido ¿no es tentador?. A mi me encanta Vintalogy, Flamingo Vintage Kilo y Underground Moda

2- Segunda mano. Ropa de organizaciones benéficas y solidarias que dan una segunda vida a las prendas y promueven su reutilización: La industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta. Comprar en estas tiendas es un acto sostenible, muy económico y pueden encontrarse verdaderas joyas. Además las tiendas de ropa de segunda mano garantizan precios bajos, una relación calidad precio excelente, contribuir al desarrollo sostenible y coolaborar con proyectos humanitarios de cooperación. Acércate a Humana, Koopera, Piel de mariposa y además estarás ayudando a una buena causa

3- Ropa de otras temporadas. Si tienes presupuesto 0 y buscas alternativas a la compra, va a ser más divertido todavía. Rebusca en el trastero y recupera esas prendas que ya no te ponías, seguro que descubres ropa que te va a fascinar y que tenías olvidada porque ya te aburría o simplemente creías que había pasado de moda.

4- Armario de la abuela. Haz una excursión a los roperos de tí@s, padres y yay@s y empieza a probarte cosas mientras abres tu mente. No te sorprendas cuando encuentres tesoros maravillosos. Recuerda que la moda pasa de moda, reinvéntate, atrévete. Un sombrero, un traje de chaqueta de señor@ o un vestido de flores de abuela bien llevado es siempre fascinante ¿Existe una alternativa más barata y creativa?

5- Eclecticismo, buscar un estilo propio: Mezcla, inventa, disfrázate y darás en el clavo. Atrévete y combina colores complementarios (juega con el color block), texturas imposibles, estilos aparentemente contradictorios y estampados incompatibles, juega a la vez con los opuestos, con ropa de invierno y de verano, con prendas baratas y caras, con sandalias, calcetines y abrigos, con tu fondo de armario y con ropa prestada, con ropa moderna y ropa antigua, desconjunta, rompe normas y crea las tuyas, sé únic@, haz mestizaje y vuélvete un poco loc@. Descubrirás posibilidades infinitas que te ayudarán a encontrar tu estilo personal con ropa low cost.

Date el gustazo

Top deportivo de H&M, chaleco de flecos de Bershka de hace muchas temporadas y biker de Stradivarius. Collar y gargantilla de Koopera. Pantalón y botas vintage .

Y dices NO

Todo empezó el otro día con una crisis egocéntrica que terminó en drama preprimaveral. Y entonces pasó, sé que lo hizo el destino. Leí a Pedro Simón y fue como esa bofetada de mi madre cuando me pilló fumando a los 14 años: “Un hombre rebelde es un hombre que dice no. Y llevas ya un tiempo diciendo que sí, una y otra vez, como esos perritos de mentira que mueven la cabeza en la bandeja trasera del coche (…) Antes te ibas a beber la vida de un trago y ahora te vemos haciendo gárgaras con el Oraldine de la resignación”. Eso escribe Pedro Simón. Qué grande.

Sonríes a tu jefe mientras te sodomiza la moral, publicas tus mierdas en Instagram y vas a esa fiesta con gente que no soportas para gritar silencios que son un “sí” porque el “no” no te paga la hipoteca. Por eso rezas para que tu clienta Mariví, la que después de 6 meses en huelga de simpatía casi amenaza con sonreir, deje de eructar las apasionantes anécdotas de su hijo pequeño, el que mea colonia. Quieres morirte mientras mordisqueas la pajita del mojito porque estás convencida de que, si lo haces con la cadencia exacta y durante el tiempo adecuado, segregará una sustancia rica en aminoácidos omega 3 y antioxidantes que te permitirá sobrevivir al momento.

Asúmelo, te estás haciendo vieja y el planazo del sábado por la noche se reduce a tomar leche con Cola Cao y galletas María mientras te cagas en el día que empezaste a conformarte. Y debe ser culpa de tu adicción a la valeriana que te atora y agilipolla lo justo para recordar cómo brillabas antes, cuando no te callabas, cuando los martes ya olían a viernes, la primavera empezaba en septiembre, te comías el mundo con resaca y el amor para siempre era todavía. Porque el finde que estrenabas vaqueros cabalgabas reluciente hacia el Valhalla, lanzando llamas de fuego con tu guitarra roja.

Y mientras sospechas que llevas toda tu vida de adulta haciendo un ridículo estupendo, una banda sonora mediocre murmura cosas prohibidas.

Y dices BASTA. y dices NO. Y no sabes muy bien qué vas a hacer mañana pero hoy sales a la calle con tu bolso nuevo porque huele a primavera y ha salido el sol.

Blog Alpuente Cesped
Blog Alpuente Bolso
Blog Alpuente Pasarela
Blog Alpuente Templo Debod
Blog Alpuente Detalle Bolso
Fbt
Blog Alpuente Acera

Making of

Esta vez la protagonista del making of fue Caroline de Maigret y su foto en BN. Yo también quería una foto como esa, era fácil:

F2ffcd4de4f7bd37a771e7db18a5d4cd

56 fotos después, este fue el resultado:

Blogmakingof2 1
Blogmakingof3
Blogmakingof6
Blogmakingof7
Blogmakingof9jpg

Y luego nos fuimos a casa. Lloré un poco.

La bandolera molona es de Fuggah
.
Camisa y pañuelo de Stradivarius, pantalones de Mango y botas muy old de El caballo

25 de noviembre

En este blog se apoya la libertad, el feminismo y la vida libre de violencia. Si no te gusta, bye!.

Hoy es 25 de noviembre, Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Da igual el idioma, todos los que defienden la libertad y condenan la violencia machista, desean que muy pronto este día ya no tenga que celebrarse.

016 Atención a víctimas de malos tratos por violencia de género

.
.
Canción Pretend we’re dead (L7)