Me apetece huir

Fotoanabolsook Blog
Dejo constancia de mi talento innato para hacer el idiota (y también para chulear de bolso bonito de Finn el humano)

Hoy toca escribir sobre bolsos pero no voy a hacerlo. Me aburre profundamente porque ya existen cientos de artículos en internet donde está todo dicho. Tenía planeado hablar de los tipos de bolsos: baguette, saddle, bombonera, clutch, shoulder bag, satchel… pero lo pienso y me invade la horrible sensación de que todo lo que voy a decir es tan simple y obvio que me entra pereza de vivir. Y no se vosotr@s pero tampoco puedo quitarme de encima esa certeza paradójica de que todo ha cambiado pero todo sigue igual . Eso es muy malo pero a la vez muy bueno porque cuando empiezas a sentir que ya lo has visto todo y no consigues que nada te emocione es que has llegado a un punto de inflexión donde algo tiene que cambiar. Y entonces necesitas escapar.

Recuerdo un episodio de Hora de Aventuras donde Finn le pregunta a otro personaje: “¿Por qué siempre tienes que huir?” Y éste le responde “Cuando has dejado tanto atrás, sólo te queda avanzar”.

Venga, me apetece huir.

Así que acabo de decidir que este verano (que no sé si va a ser muy caluroso pero sí que promete ser pandémico, para qué nos vamos a engañar) sólo voy a salir a la calle acompañada de mi bolso lego de Bag&Block. Aquí es obligatorio decir que estamos hablando de un bolso personalizable, que te permite crear un diseño diferente cada día, que es totalmente compatible con piezas de Lego y Megablock y que está hecho a mano en la Fundación Intras donde trabajan con personas con discapacidad mental. Pero creo que lo realmente importante para mi en este momento es que son bolsos alegres y diferentes que te hacen sentir alegre y diferente y esa es una de las sensaciones más difíciles de conseguir.

No puedo separarme de él

Porque lo que hoy me pide el cuerpo es alegría. Llamadme gilipollas pero la alegría me entra por los ojos y en esta cuarentena, cuando observo a la gente paseando, solo me entran ganas de llorar. Ahora más que nunca aparecemos en la calle como criaturas anónimas, sin cara, más iguales, más tristes, más anodinos. La mascarilla que nos protege, también nos despersonaliza y nos roba la expresión. Y esto parece que va para rato.

Pero no nos vamos a rendir ¿Sabes cómo lo vamos a hacer? ¡Nos vamos a escapar! Huiremos con sobredosis de color y creatividad, con complementos personalizables que racionalizan el consumo y a la vez nos diferencian, con mensajes divertidos en camisetas y en bolsos, con mezclas atrevidas de ropa rescatada de otras temporadas, con accesorios sostenibles y versátiles que podamos combinar con varios outfits, con dibujos, con iconos, con símbolos que nos ayuden a recordar que somos únicos y que estamos vivos.

Y por todo esto ya no voy a separarme de mi bolso lego. Y me da igual lo que pienses.

Lolo cree que es Jake